Clement Lenglet tuvo ante el Liverpool su partido más estresante de la temporada. Le tocó marcar a Salah y en la cancha dejó más que su fútbol.