El criticado jugador belga cumplió tras sustituir al Gato, en un vendaval de emociones para los Merengues y los aficionados al fútbol.