El Merengue sabe que puede ser expulsado del torneo europeo y por eso tiene reservados 780 millones para sobrevivir.