En París y Barcelona pusieron al astro brasileño como el principal culpable del fracaso del PSG en Champions League.