Cuando llegó en agosto su actitud era pésima. Ante el Liverpool demostró por qué Valverde ahora no puede sacarlo.