El club azulgrana decidió prescindir de ellos este verano y, al menos en la Champions, les ha ido mejor que a su exequipo.