El brasileño cumple con los plazos previstos por los médicos, pero antes tendrá que enfrentar una prueba de fuego.