El pitcher de los Dodgers sigue enrachado desde la temporada pasada y parece sentirse mejor que nunca.