Barcelona perdió con un equipo de los "pequeños" en España comprometiendo LaLiga, mientras que en la Premier, otro título para Guardiola.