Mientras CR7 compraba un Ferrari, sus compañeros entrenaban y eso no cayó nada bien en el plantel de La Vecchia Signora.