En los equipos siempre hay alguien que pone el ambiente y ahora los jugadores de los Diamantes de Arizona y Jesse Lingard pusieron el ritmo.