El proyecto de Gregg Berhalter con el "Team USA" empezó a tener frutos ante el archirrival, que hace todo lo contrario a los estadounidenses.