El danés fue intervenido este jueves y ya tiene implantado el desfibrilador, el cual le podría permitir volver a jugar a fútbol.