El padre y el tío del futbolista de 25 años también habrían fallecido víctimas de la misma enfermedad.