Luego de 70 años en el trono, la monarca de la Gran Bretaña ha dejado una gran marca en el mundo del deporte.