Lo que inicialmente era un sueño por jugar en un equipo de ascenso en Bolivia se convirtió en una historia de amargura.