A los 80 años murió el gran baterista de los Rolling Stones y el mundo del fútbol también lo recuerda.