Erwin Tumiri volvió a salvar la vida. Esta vez después de que el autobús en el que viajaba se despeñara por un precipicio. Murieron 21 personas.