El futbolista argelino aprovechó un error infantil de la defensa del Southampton para librarse de un marcador y marcar un golazo.