Los Foxes masacraron por 9-0 al Southampton y una cascada de marcas de la Premier League también fueron destruidas.