Al delantero del Manchester United le salió caro un comentario que fue tomado como racista por los directivos de la Liga Premier.