Los Saints pegaron primero y alcanzaron los Foxes, que dejaron ir una oportunidad de oro para presionar el subliderato de la Premier League.