La primera parte de los Red Devils no pudo ser peor. Después de recibir el segundo, el nuevo técnico no podía estar más contrariado.