El entrenador del Manchester City asume un nuevo derbi con mesura, pero dejando las cosas claras en la mesa y con un toque de diplomacia.