Los árbitros se han vuelto comodinos y prácticamente dirigen con el VAR, una muestra fue el partido entre Man United y Bournemouth.