A centrocampista inglés no le tembló el pulso y batió a Ederson para empatar el partido en el minuto 25.