El galés recoge un rechace tras un disparo de Lucas Moura y, en cuestión de milésimas, envía el balón a la escuadra con mucha clase.