Con un doblete de Harry Kane, los Spurs le habían dado la vuelta al choque, pero en el último suspiro las Urracas revivieron.