El atacante inglés aprovecha la débil marca de los Baggies para abrir el marcador y enfilarse a un nuevo triunfo.