Christian Benteke quiso centrar el balón en partido ante el Brighton, pero el esférico choca de la forma más extraña en el travesaño.