En menos de cuatro años en Aguascalientes, desde el interior del Club Necaxa, comenzó a tomar fuerza una red religiosa proveniente de Chile.