El actual timonel de Bravos ya grabó su nombre con letras de oro en el fútbol mexicano, tras poco más de 30 años en el banquillo.