Tras el empate ante el Levante, el presidente del Barcelona citó para cenar al estratega holandés, probablemente para hablar de su futuro.