La leyenda azulgrana renovó dos años más con el Al Sadd, pero si el Barça llama a su puerta puede marcharse, aunque no gratis.