El defensor era el último baluarte que le quedaba a los culés de aquella categoría en la que brillaron también Messi y Fàbregas.