Los hombres del Cholo Simeone parecen haber perdido la mística, lo que les ha costado en Europa.