Horarios

No fueron los cuadros, ni la cúpula, fue algo más insólito lo que llamó la atención de un amigo de Lainez y Guardado y ningún visitante lo notó.