Martín Onti: Satanás contra Lucifer

MADRID, España.- Decir hoy en Can Barça Satanás contra Lucifer, es lo mismo que decir Joan Laporta contra Gerard Piqué. Se guardan las composturas y es más propicio escuchar algo en contra del otro que provenga del futbolista, que de parte del presidente culé imaginar una simple reprimenda al defensa. Las tornas están marcadas desde hace bastante tiempo, y nadie que circule por los pasillos del Camp Nou queda exento de no estar familiarizado con esta celosa afrenta entre el defensa central y el mandatario blaugrana.

 
Dos personalidades fuertes, de carácter y sostenidos por sus respectivos entornos, se han encontrado finalmente por razones lógicas de sus propias vísceras. La etapa del arribo al final de la carrera de Piqué y la del nuevo ciclo que encara Laporta como mandamás en un segundo ciclo al frente del FC Barcelona, les enfrenta con la reestructuración de un equipo en paños menores.
 
 
Las explicaciones tienen un sentido de fácil comprensión. El poder como centro de interés es la causa primordial para haber llegado a este ‘paripé’ de buenos modales que de cara a la galería ambos intentan mantener. El mayor aplomo y compostura de uno contiene todavía la declaración de propósitos y arrebatos del otro con un silencio entendible. 
 
Hay en el ambiente una cuestión de hechos palpables que provocan un malestar que se huele a lo lejos. El joven Piqué Bernabéu con toda la alcurnia de una trayectoria familiar en la entidad azulgrana, arremete con su sangre caliente contra el veterano Laporta Estruch que creía todo volvería a ser como en los antiguos tiempos.
 
El autodidacta contra el profesional no parecen tener lugar en este juego donde pesa más el alcance de la convicción para ganarse al que elige, puesto que este será quien le otorgue a uno de ellos el poder. El frontal y oportunista contra el versátil y lisonjero. Capacidades que irán cambiando en la descomposición de personalidades no exentas del egoísmo que atesoran quienes sólo buscan réditos por ocupar la poltrona mayor del Camp Nou. 
 
Cualquier método que les acerque a embestirse con la Senyera como presidente del Barcelona, será bienvenido en aras de lo que los dos persiguen. Analizar el historial de Piqué y Laporta en el ‘Més que un Club’, no hace más que corroborar comportamientos a través del tiempo enfocados en este presente para el experimentado abogado y en un casi inmediato futuro para el dinámico empresario. 
 
Satanás desafía abiertamente a Lucifer y este se lo piensa. ‘El diablo más sabe por viejo que por diablo’ responde a la trama a la que se aferra Laporta. Piqué en cambio, pide y urge la presencia del demonio sin saber, aún, que una cosa es llamarle y otra, muy diferente, es verle llegar. Cada uno con sus estudiados sistemas de falacias, y ninguno con la honestidad de la palabra de principio a fin, seguirán luchando por el pedestal de lo que, creen, es la gloria a la que están destinados.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!