Pensar en ganar la Copa América era un sueño que Chile lo veía muy lejos. Pero jugando en casa y con su 10 enchufado, todo era posible.