El belga fue el jugador más determinante del curso, aunque el portugués no se fue con las manos vacías.