Aseguran en Italia que la relación entre el portugués y sus compañeros es prácticamente inexistente. Han abandonado al luso.