Desde 2018, cada equipo que abandona el delantero español acaba ganando un título sin él en sus filas. ¿Casualidad?