La tensión entre el brasileño y el francés está en máximos históricos y en el club parisino no quieren que la cosa vaya a más.