El exequipo del alemán aprovechó el pinchazo del Chelsea en la final de la FA Cup para cubrirse de gloria en las redes con un vacile épico.