El torneo de CONCACAF de su 60 aniversario no fue reprogramado, pero sí sufrió cambios por la pandemia del coronavirus.