22 jugadoras corriendo detrás del balón, dicen algunos. Es la emoción del fútbol femenino, que ya es parte de la historia.