La delantera estadounidense resaltó que tuvo el partido de su vida ante Francia y se muestra alegre tras haber podido ayudar a su equipo.