La delantera brasileña dejó atrás al alemán Miroslav Klose, para convertirse en la máxima artillera en Copas del Mundo.