Las dos estrellas de la selección femenina de EEUU hicieron caso omiso a los temas extradeportivos y presidenciales para centrarse en la cancha.