La Marsellesa sonó en el estadio y tanto jugadoras como fans crearon un momento único.